Peligros de conectarse a una red wifi gratis

peligros wifi gratis

Cuando nos conectamos a un WiFi público podemos compartir sin darnos cuentas nuestros archivos personales (fotografías o documentos) y además permitir que alguien fisgonee en nuestra cuenta de Facebook, nuestro e-mail o cualquier web que visitemos.

Es muy fácil que alguien nos robe información personal en una red pública si no estamos protegidos. Con solo pulsar un botón alguien puede hacerse pasar por nosotros en Twitter o Facebook. Para acceder a nuestros documentos sólo tiene que abrir el explorador de archivos y ver qué encuentra. Y si la persona tiene los conocimientos (aunque no hay que ser un experto), puede ver todo lo que hacemos en una web o incluso infectarnos con un virus.

WiFi de fiar

Así que, en primer lugar, debemos únicamente conectamos a un WiFi público en el que podamos confiar. Que conozcamos quién provee el servicio (una biblioteca, una cafetería), que tenga un nivel de seguridad adecuado (WPA, en lugar de WEP) y solicite algún tipo de contraseña o registro. Si el Wifi tiene un nombre para llamar nuestra atención (como "Wifi gratis") y el acceso es libre, entonces mejor desconfiar, porque podría ser alguien esperando a que nos conectemos para robarnos información. 

Para evitar que nuestro dispositivo se conecte automáticamente a cualquier WiFi abierto que encuentre, lo mejor es desactivar el WiFi cuando nos movamos, o configurarlo adecuadamente para que no se conecte a cualquier red.

No compartir archivos

No hay ninguna red pública que pueda considerarse totalmente segura. Cuando nos conectemos a una debemos ser especialmente cuidadosos. Lo primero que hay que hacer es desactivar la opción de compartir archivos. Esto es especialmente relevante con los portátiles. Cuando estamos en casa es muy práctico acceder a las carpetas de tus otros dispositivos. Pero en una red pública es peligroso que un desconocido puede ver nuestros documentos. Si cuando nos conectamos a un WiFi nos aparece la posibilidad de elegir si se trata de un red pública o privada, el uso de archivos compartidos suele desactivarse automáticamente al elegir pública.

Páginas seguras

Para evitar que alguien pueda ver nuestro correo o lo que hagamos en una web, debemos asegurarnos de que en la barra de direcciones del navegador aparezca https:// (con la s, en lugar de http://) y el símbolo de un candado. Quiere decir que  la conexión está cifrada y una persona externa no puede en principio conocer qué hacemos en esa web ni descubrir las contraseñas que introducimos.

Para que, por ejemplo, siempre nos aparezca en Facebook la dirección con https, hay que entrar en la configuración de la cuenta y activar "navegación segura" dentro de las opciones de seguridad. En Gmail, dentro de la configuración de la cuenta, hay que seleccionar "Usar siempre https" en Conexión del navegador. Si estamos utilizando un smartphone o tableta, entonces debemos comprobar que en la configuración de la aplicación esté activada la opción de SSL o alguna forma de conexión segura. Sobre todo en servicios como el correo o redes sociales.

Pero aunque el https o el SSL supone un mayor nivel de seguridad, tampoco es infalible. Por lo que no deberías conectarte a un WiFi público para consultar la cuenta de tu banco o servicios con información especialmente sensible. Utiliza mejor la conexión de datos del móvil o espera hasta llegar a casa.

Si no tienes más remedio que usar un WiFi público, puedes hacer que todas tus conexiones estén cifradas (tanto las que tienen https como las que no). Para ello, debes utilizar un servicio llamado VPN, que lo que hace es introducir un intermediario que te protege de miradas indiscretas en las conexiones entre tu dispositivos y la red. Normalmente hay que instalar un programa (suelen ser de pago, pero también hay opciones gratuitas) y funciona tanto en ordenador como smartphone.

Pero el mejor consejo de todos es mantener siempre el sentido común. Conéctate sólo a wifis públicos en los que confíes y para pequeñas consultas. Y aún así, protégete. Y si vas a introducir contraseñas o acceder a información personal, procura hacerlo a través de tu conexión ADSL o de datos del móvil.

Actualizado el
91 198 04 82
Te llamamos