Qué hacer para dejar de recibir llamadas de publicidad

Hombre protesta con megáfono

Te explicamos qué debes hacer para dejar de recibir llamadas comerciales de las compañías de internet y telefonía. Cómo apuntarte a las Listas Robinson, eliminar tu teléfono de la guía telefónica, entre otras cuestiones.

¿Quién no ha recibido alguna vez una llamada para venderte o hacer publicidad de alguna oferta de ADSL? Jazztel, Movistar, Vodafone, Orange... Ninguno se salva. La reacción más natural puede ser colgar el teléfono o quizás enviar al pobre teleoperador a dar un paseo. Pero eso no va a solucionar nada. Aquí te explicamos qué debes hacer para que no te llamen nunca más desde una compañía para venderte algo.

¿Qué normas tienen los operadores?

Los operadores de telefonía suelen ser las empresas más insistentes con la televenta. Pero lo cierto es que en 2010 firmaron un acuerdo (que ampliaron en junio de 2013) con el que ponen ciertos límites a sus prácticas de marketing telefónico. Telefónica, Jazztel, Orange, Vodafone y Yoigo se han comprometido, por ejemplo, a que si un consumidor indica que no le interesa una oferta que le proponen por teléfono, entonces no tendrían que volver a llamarle por cualquier razón hasta pasados tres meses.

Otra de las cláusulas de ese código deontológico es el horario. Esos operadores no llamarán más tarde de las 20:30 de la noche ni antes de las 10 de la mañana de lunes a viernes. Los sábados, no pueden llamarte después de las 14:00. Y no deberías recibir ninguna llamada en domingo. Tienen además la obligación de identificarse siempre, por lo que se acabaron los números ocultos.

Ofertas telefónicas a antiguos clientes

Un operador te puede llamar porque en algún momento fuiste cliente y diste consentimiento para que pudieran realizarte ofertas telefónicas. En ese caso, tus datos están en su base de datos porque tú así lo pediste. Pero también tienes derecho a modificar esos datos o borrarlos. Para ello, debes solicitar al operador que con tanta insistencia te llama que hagan desaparecer tu nombre de su fichero, ya que tienes derecho a ello.

¿Cómo saben mi número si no se lo he dado a la compañía?

A veces para que te llame una compañía no hace falta que tu nombre esté en ningún fichero extraño. Para la operadora puede ser tan sencillo como coger la guía telefónica y llamar a todos los números que aparezcan en ella. Está prohibido que una máquina realice llamadas automáticamente, pero sí está permitido que lo haga una persona.

Reducirás de manera importante las llamadas comerciales si solicitas a tu operador actual (al de tu fijo y al de tu móvil) que eliminen tu número de la guía. Una solución intermedia también puede ser que siga apareciendo, pero puedes pedir que no se utilice con fines comerciales. Cuando los operadores vuelvan a repasar las guías, les aparecerá una señal indicando que no pueden utilizar tu número para televenta.

¿Qué es la Lista Robinson?

Pero además de la guía, tu nombre puede seguir apareciendo en muchos otros ficheros. No es raro que, a veces sin darse uno cuenta, se consienta ceder datos a terceros al aceptar unas condiciones o firmar un contrato. Y desde ahí es fácil que muchas empresas consigan tu nombre, tu número y dirección. Es la razón, por ejemplo, por la que  recibes cartas a tu nombre de compañías con las que jamás habías tenido relación. 

La solución a este problema son las Listas Robinson. Es un mecanismo de autorregulación de la Asociación Española de la Economía Digital que tiene como objetivo que los consumidores puedan dejar de recibir publicidad no deseada. Es decir, publicidad de compañías de las que nunca has sido cliente ni has pedido información.

Para ello, debes entran en la web de las Listas Robinson y rellenar un formulario online. También, por cierto, puedes aquí solicitar que dejen de llamar a un familiar ya fallecido. Deberás escoger entonces por qué medio no quieres que te contacten (correo postal, e-mail, teléfono, SMS o MMS).

Piensa que el nombre y dirección deben coincidir exactamente con el que aparece en el fichero. Por lo que si tu dirección puede escribirse de varias maneras (catalán y castellano, por ejemplo), deberás apuntar ambas. Si viven varias personas en casa, deberás poner todos los nombres.

Una vez inscrito en las Listas Robinson, puede que tengas que esperar hasta tres meses para que tenga efecto, hasta que las empresas tengan constancia de ello. Pero si justo después de apuntarte una compañía te llama por publicidad y le informas de que estás en las Listas Robinson, lo más seguro es que te dejen tranquilo y no vuelvan a llamarte.

Si has recurrido a todos los métodos que aquí comentamos, lo más seguro es que notes una reducción drástica de las llamadas de los operadores. Nadie puede llamarte si no tiene tu número. Por lo que si desapareces de sus bases de datos, no tendrás que sufrir el tedio de las llamadas comerciales nunca más.

Cómo poner una reclamación