Cómo no pagar exceso de datos con Vodafone

Vodafone cobrará 4€ por cada 200 MB

Vodafone cobra por el exceso de datos a sus clientes de móvil de contrato. Te explicamos qué debes hacer para volver a la reducción de velocidad y no pagar por los megas de exceso.

Vodafone cobra por el exceso de datos con sus tarifas de móvil. A los clientes de contrato se les aplica el servicio +Megas. Pero no te preocupes, porque aquí te explicamos cómo activar o desactivar la reducción de velocidad en cualquiera de los casos y dejar de pagar por el exceso.

¿Cómo funciona el servicio Más Megas?

¿Tienes planes o acabas de contratar una tarifa de móvil de Vodafone con datos? Pues cuidado, porque a los clientes de móvil de contrato de Vodafone no se les reduce la velocidad para que sigan navegando gratis. Una vez que hayan gastado sus megas, seguirán navegando a máxima velocidad. Y automáticamente se les facturará 4 euros por cada 200 MB de exceso.

Esto quiere decir que, una vez gastados los megas de la tarifa, se irán sumando a nuestra factura 4€ por cada fracción de 200 MB de más. Sin embargo, hay un máximo de exceso de datos 1 GB. Por lo que nunca pagaríamos más de 20 euros por pasarnos de nuestra tarifa. Llegado al máximo de 1GB de exceso, entonces sí se reducirá la velocidad y ya no tendremos que pagar más.

¿Cómo reducir la velocidad y no pagar el exceso de datos?

Si Vodafone te cobra el exceso de datos pero tú en cambio prefieres la reducción gratuita de velocidad, puedes cambiar de una modalidad a otra. Para hacerlo, simplemente debes marcar desde tu teléfono el código *171# y luego pulsar la tecla llamada. Esto activará/desactivará el servicio "Máxima velocidad", según ya lo tengas o no.

Código para activar la reducción de velocidad en Vodafone

Otra manera de hacerlo es llamando al 123, el número de atención al cliente de Vodafone. O bien desde el área de clientes de la web de Vodafone.

¿Por qué desactivar el servicio "Máxima Velocidad"?

El servicio "Máxima velocidad" de Vodafone no es necesariamente malo. Si hemos consumido nuestros megas, nos permite seguir usando los datos a máxima velocidad (hasta 4G). Mientras que, a cambio de no pagar más, la reducción de velocidad limita considerablemente el uso del teléfono al ser una una velocidad extremadamente lenta.

Es decir, una vez consumido los datos, habrá cosas que no podremos hacer porque la conexión será demasiado lenta. Y el servicio nos permite apretar el turbo por cuatro euros. Luego, podemos volver a desactivarlo. Ya que no hay límite en la cantidad de veces que activemos-desactivemos, ni tampoco tiene ningún coste por alta o baja.

Sin embargo, la pequeña maldad de Vodafone ha sido activar este servicio por defecto. Hay personas, sobre todo las más mayores o menos expertas, que siempre tienen los datos encendidos. Y es posible que algunas de ellas no sean conscientes de que se les cobrará el exceso. Por lo que a final de mes podrán llevarse una desagradable sorpresa en la factura. En esos casos, lo mejor es llamar al 123 y confirmar con la compañía que el servicio ha quedado desactivado.

Actualizado el
 
91 198 06 01
Te llamamos